INTERNACIONAL

Trump y UE trabajarán hacia “aranceles cero”

El presidente Donald Trump y los líderes europeos superaron sus tensiones comerciales por una amenaza de aranceles a los autos y acordaron el miércoles iniciar conversaciones para resolver su disputa sobre el acero y derribar las barreras comerciales entre Estados Unidos y la Unión Europea.

“Tuvimos un gran día, muy grande. Nos encontramos aquí en la Casa Blanca para iniciar una nueva fase en la relación entre Estados Unidos y la Unión Europea. Una fase de estrecha amistad, de fuertes relaciones comerciales, en las que ambos ganaremos… de trabajar mejor juntos para la seguridad mundial y la prosperidad y la lucha conjunta contra el terrorismo”, dijo Trump en un anuncio apresurado en el Jardín de las Rosas en la Casa Blanca, junto con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Trump expresó que Estados Unidos y la UE acordaron postergar los nuevos aranceles y sugirió que su gobierno suspenderá los planes para comenzar a gravar las importaciones de automóviles europeas, una medida que hubiera marcado una gran escalada en las tensiones comerciales entre los aliados.

El tono entre Trump y Juncker fue amistoso, un cambio notable con respecto a la dura retórica que la UE y EE.UU. intercambiaron en las últimas semanas.

Trump también señaló que la UE había acordado comprar “una gran cantidad de soja” y aumentar sus importaciones de gas natural licuado proveniente de EE.UU.

“En segundo lugar, acordamos hoy fortalecer y afianzar (sic) nuestra cooperación estratégica con respecto a la energía. La Unión Europea quiere importar más gas natural licuado (GNL) de Estados Unidos, y van a ser un comprador muy, muy grande. Vamos a hacer que sea mucho más fácil para ellos, pero van a ser un gran comprador de GNL, por lo que podrán diversificar su suministro de energía, lo que tienen mucho deseo de hacer. Y tenemos mucho de eso”, indicó el presidente Trump.

“Es alentador que estén hablando de un comercio más libre en lugar de barreras comerciales y una creciente guerra arancelaria”, dijo Rufus Yerxa, presidente del Consejo Nacional de Comercio Exterior y ex funcionario comercial de EE.UU. Pero dijo que llegar a un acuerdo comercial detallado con la UE probablemente será muy difícil.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, indicó el jueves que el acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y Estados Unidos para calmar las tensiones comerciales es “una buena señal”, aunque limitó sus comentarios porque señaló que no conocía todo el contenido de lo acordado entre el presidente Trump y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

El acuerdo “muestra que hay una voluntad de discutir nuevamente las cuestiones comerciales en un marco comercial multilateral”, agregó Draghi.

Durante un reciente viaje a Europa, Trump se refirió a la UE como un “enemigo, lo que nos hacen en el comercio”. Juncker, después de que Trump impuso aranceles a las importaciones de acero y aluminio, dijo en marzo que “esto es básicamente un proceso estúpido, el hecho de que tengamos que hacer esto. Pero tenemos que hacerlo. También podemos hacer estupideces “.

El miércoles, el tono fue conciliatorio. Trump y Juncker dijeron que acordaron trabajar para lograr “aranceles cero” y “subsidios cero” en bienes no automotrices. Trump dijo a los periodistas que era un “día muy importante para el comercio libre y justo” y prometió “resolver los problemas arancelarios del acero y aluminio y resolveremos los aranceles de represalia.

Tenemos algunos impuestos que son vengativos y que se resolverán como parte de lo que estamos haciendo ”. “Estamos comenzando la negociación ahora mismo, pero sabemos mucho a dónde va”, manifestó Trump luego de conversar con sus homólogos europeos.

Juncker dijo que tenía “la intención de llegar a un acuerdo hoy e hicimos un trato hoy. Hemos identificado una serie de áreas en las que podemos trabajar juntos, trabajar hacia cero aranceles sobre productos industriales. Esa fue mi principal intención, que bajen a cero los aranceles sobre productos industriales”.

Mientras los productores de soja de EE.UU. han luchado contra los aranceles de represalia, Juncker agregó que la UE “puede importar más soja de EE.UU. Y se hará ”. Señaló que las dos partes también acordaron trabajar juntas para reformar la Organización Mundial del Comercio, que Trump ha criticado con vehemencia por ser injusta con Estados Unidos, y afirmó que mientras se realizan las negociaciones el bloque no impondrá nuevos aranceles.

“También acordamos trabajar juntos en la reforma de la OMC. Esto, por supuesto, está en el entendido de que, mientras negociemos, a menos que una de las partes detenga las negociaciones, retendremos los aranceles adicionales, y reconsideraremos los aranceles existentes sobre el acero y el aluminio. Esta fue una buena y constructiva reunión. Gracias, Donald”.

Anteriormente en la Oficina Oval, Juncker le dijo a Trump que los dos socios comerciales eran “aliados, no enemigos”, y dijeron que debían trabajar juntos para abordar las recientes fricciones que involucraban las amenazas de Trump de imponer aranceles a las importaciones de automóviles y los planes de la UE de tomar represalias.

Trump aplicó aranceles al acero y el aluminio importados, diciendo que representan una amenaza para la seguridad nacional de EE.UU., un argumento que rechazan la UE y Canadá. También había amenazado con imponer aranceles a los automóviles, camiones y repuestos de automóviles importados, potencialmente apuntando a las importaciones que el año pasado sumaron $ 335 mil millones.

La Unión Europea había advertido que tomaría represalias con aranceles sobre productos valorados en $ 20 mil millones si Trump aplicaba aranceles a los automóviles y repuestos de automóviles de Europa.

El progreso de Trump con los líderes de la UE fue aplaudido por los legisladores de estados agrícolas que han estado preocupados por el impacto de los aranceles de represalia en la soja y otros cultivos.

El senador Chuck Grassley, republicano por Iowa, señaló que los granjeros en su estado natal necesitan “y esto podría ser útil en esta dirección – es que deben saber que esto no va a durar para siempre ”.

El senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur, tuiteó que el acuerdo de “no imponer aranceles adicionales durante las negociaciones es muy inteligente y la mejor manera de lograr una solución beneficiosa para todos”.

Añadió: “Ahora es el momento de que UE y EE.UU., ambos víctimas de las prácticas comerciales injustas de China, se unan contra China”.

El presidente Donald Trump y los líderes europeos superaron sus tensiones comerciales por una amenaza de aranceles a los autos y acordaron el miércoles iniciar conversaciones para resolver su disputa sobre el acero y derribar las barreras comerciales entre Estados Unidos y la Unión Europea.

“Tuvimos un gran día, muy grande. Nos encontramos aquí en la Casa Blanca para iniciar una nueva fase en la relación entre Estados Unidos y la Unión Europea. Una fase de estrecha amistad, de fuertes relaciones comerciales, en las que ambos ganaremos… de trabajar mejor juntos para la seguridad mundial y la prosperidad y la lucha conjunta contra el terrorismo”, dijo Trump en un anuncio apresurado en el Jardín de las Rosas en la Casa Blanca, junto con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Trump expresó que Estados Unidos y la UE acordaron postergar los nuevos aranceles y sugirió que su gobierno suspenderá los planes para comenzar a gravar las importaciones de automóviles europeas, una medida que hubiera marcado una gran escalada en las tensiones comerciales entre los aliados.

El tono entre Trump y Juncker fue amistoso, un cambio notable con respecto a la dura retórica que la UE y EE.UU. intercambiaron en las últimas semanas.

Trump también señaló que la UE había acordado comprar “una gran cantidad de soja” y aumentar sus importaciones de gas natural licuado proveniente de EE.UU.

“En segundo lugar, acordamos hoy fortalecer y afianzar (sic) nuestra cooperación estratégica con respecto a la energía. La Unión Europea quiere importar más gas natural licuado (GNL) de Estados Unidos, y van a ser un comprador muy, muy grande. Vamos a hacer que sea mucho más fácil para ellos, pero van a ser un gran comprador de GNL, por lo que podrán diversificar su suministro de energía, lo que tienen mucho deseo de hacer. Y tenemos mucho de eso”, indicó el presidente Trump.

“Es alentador que estén hablando de un comercio más libre en lugar de barreras comerciales y una creciente guerra arancelaria”, dijo Rufus Yerxa, presidente del Consejo Nacional de Comercio Exterior y ex funcionario comercial de EE.UU. Pero dijo que llegar a un acuerdo comercial detallado con la UE probablemente será muy difícil.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, indicó el jueves que el acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y Estados Unidos para calmar las tensiones comerciales es “una buena señal”, aunque limitó sus comentarios porque señaló que no conocía todo el contenido de lo acordado entre el president Trump y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

El acuerdo “muestra que hay una voluntad de discutir nuevamente las cuestiones comerciales en un marco comercial multilateral”, agregó Draghi.

Durante un reciente viaje a Europa, Trump se refirió a la UE como un “enemigo, lo que nos hacen en el comercio”. Juncker, después de que Trump impuso aranceles a las importaciones de acero y aluminio, dijo en marzo que “esto es básicamente un proceso estúpido, el hecho de que tengamos que hacer esto. Pero tenemos que hacerlo. También podemos hacer estupideces “. El miércoles, el tono fue conciliatorio. Trump y Juncker dijeron que acordaron trabajar para lograr “aranceles cero” y “subsidios cero” en bienes no automotrices. Trump dijo a los periodistas que era un “día muy importante para el comercio libre y justo” y prometió “resolver los problemas arancelarios del acero y aluminio y resolveremos los aranceles de represalia. Tenemos algunos impuestos que son vengativos y que se resolverán como parte de lo que estamos haciendo ”. “Estamos comenzando la negociación ahora mismo, pero sabemos mucho a dónde va”, dijo Trump luego de conversar con sus homólogos europeos. Juncker dijo que tenía “la intención de llegar a un acuerdo hoy e hicimos un trato hoy. Hemos identificado una serie de áreas en las que podemos trabajar juntos, trabajar hacia cero aranceles sobre productos industriales. Esa fue mi principal intención, que bajen a cero los aranceles sobre productos industriales”.

Mientras los productores de soja de EE.UU. han luchado contra los aranceles de represalia, Juncker dijo que la UE “puede importar más soja de EE.UU. Y se hará ”. Señaló que las dos partes también acordaron trabajar juntas para reformar la Organización Mundial del Comercio, que Trump ha sido criticado con vehemencia por ser injusta con Estados Unidos, y afirmó que mientras se realizan las negociaciones el bloque no impondrá nuevos aranceles.

“También acordamos trabajar juntos en la reforma de la OMC. Esto, por supuesto, está en el entendido de que, mientras negociemos, a menos que una de las partes detenga las negociaciones, retendremos los aranceles adicionales, y reconsideraremos los aranceles existentes sobre el acero y el aluminio. Esta fue una buena y constructiva reunión. Gracias, Donald”.

Anteriormente en la Oficina Oval, Juncker le dijo a Trump que los dos socios comerciales eran “aliados, no enemigos”, y dijeron que debían trabajar juntos para abordar las recientes fricciones que involucraban las amenazas de Trump de imponer aranceles a las importaciones de automóviles y los planes de la UE de tomar represalias.

“También acordamos trabajar juntos en la reforma de la OMC. Esto, por supuesto, está en el entendido de que, mientras negociemos, a menos que una de las partes detenga las negociaciones, retendremos los aranceles adicionales, y reconsideraremos los aranceles existentes sobre el acero y el aluminio. Esta fue una buena y constructiva reunión. Gracias, Donald”.

Trump aplicó aranceles al acero y el aluminio importados, diciendo que representan una amenaza para la seguridad nacional de EE.UU., un argumento que rechazan la UE y Canadá. También había amenazado con imponer aranceles a los automóviles, camiones y repuestos de automóviles importados, potencialmente apuntando a las importaciones que el año pasado sumaron $ 335 mil millones.

La Unión Europea había advertido que tomaría represalias con aranceles sobre productos valorados en $ 20 mil millones si Trump aplicaba aranceles a los automóviles y repuestos de automóviles de Europa.

El progreso de Trump con los líderes de la UE fue aplaudido por los legisladores de estados agrícolas que han estado preocupados por el impacto de los aranceles de represalia en la soja y otros cultivos.

El senador Chuck Grassley, republicano por Iowa, dijo que los granjeros en su estado natal necesitan “y esto podría ser útil en esta dirección – es que deben saber que esto no va a durar para siempre ”.

El senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur, tuiteó que el acuerdo de “no imponer aranceles adicionales durante las negociaciones es muy inteligente y la mejor manera de lograr una solución beneficiosa para todos”.

Añadió: “Ahora es el momento de que EU y EE.UU., ambos víctimas de las prácticas comerciales injustas de China, se unan contra China”.

El presidente Donald Trump y los líderes europeos superaron sus tensiones comerciales por una amenaza de aranceles a los autos y acordaron el miércoles iniciar conversaciones para resolver su disputa sobre el acero y derribar las barreras comerciales entre Estados Unidos y la Unión Europea.

“Tuvimos un gran día, muy grande. Nos encontramos aquí en la Casa Blanca para iniciar una nueva fase en la relación entre Estados Unidos y la Unión Europea. Una fase de estrecha amistad, de fuertes relaciones comerciales, en las que ambos ganaremos… de trabajar mejor juntos para la seguridad mundial y la prosperidad y la lucha conjunta contra el terrorismo”, dijo Trump en un anuncio apresurado en el Jardín de las Rosas en la Casa Blanca, junto con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Trump expresó que Estados Unidos y la UE acordaron postergar los nuevos aranceles y sugirió que su gobierno suspenderá los planes para comenzar a gravar las importaciones de automóviles europeas, una medida que hubiera marcado una gran escalada en las tensiones comerciales entre los aliados.

El tono entre Trump y Juncker fue amistoso, un cambio notable con respecto a la dura retórica que la UE y EE.UU. intercambiaron en las últimas semanas.

Trump también señaló que la UE había acordado comprar “una gran cantidad de soja” y aumentar sus importaciones de gas natural licuado proveniente de EE.UU.

“En segundo lugar, acordamos hoy fortalecer y afianzar (sic) nuestra cooperación estratégica con respecto a la energía. La Unión Europea quiere importar más gas natural licuado (GNL) de Estados Unidos, y van a ser un comprador muy, muy grande. Vamos a hacer que sea mucho más fácil para ellos, pero van a ser un gran comprador de GNL, por lo que podrán diversificar su suministro de energía, lo que tienen mucho deseo de hacer. Y tenemos mucho de eso”, indicó el presidente Trump.

“Es alentador que estén hablando de un comercio más libre en lugar de barreras comerciales y una creciente guerra arancelaria”, dijo Rufus Yerxa, presidente del Consejo Nacional de Comercio Exterior y ex funcionario comercial de EE.UU. Pero dijo que llegar a un acuerdo comercial detallado con la UE probablemente será muy difícil.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, indicó el jueves que el acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y Estados Unidos para calmar las tensiones comerciales es “una buena señal”, aunque limitó sus comentarios porque señaló que no conocía todo el contenido de lo acordado entre el president Trump y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

El acuerdo “muestra que hay una voluntad de discutir nuevamente las cuestiones comerciales en un marco comercial multilateral”, agregó Draghi.

Durante un reciente viaje a Europa, Trump se refirió a la UE como un “enemigo, lo que nos hacen en el comercio”. Juncker, después de que Trump impuso aranceles a las importaciones de acero y aluminio, dijo en marzo que “esto es básicamente un proceso estúpido, el hecho de que tengamos que hacer esto. Pero tenemos que hacerlo. También podemos hacer estupideces “. El miércoles, el tono fue conciliatorio. Trump y Juncker dijeron que acordaron trabajar para lograr “aranceles cero” y “subsidios cero” en bienes no automotrices. Trump dijo a los periodistas que era un “día muy importante para el comercio libre y justo” y prometió “resolver los problemas arancelarios del acero y aluminio y resolveremos los aranceles de represalia. Tenemos algunos impuestos que son vengativos y que se resolverán como parte de lo que estamos haciendo ”. “Estamos comenzando la negociación ahora mismo, pero sabemos mucho a dónde va”, dijo Trump luego de conversar con sus homólogos europeos. Juncker dijo que tenía “la intención de llegar a un acuerdo hoy e hicimos un trato hoy. Hemos identificado una serie de áreas en las que podemos trabajar juntos, trabajar hacia cero aranceles sobre productos industriales. Esa fue mi principal intención, que bajen a cero los aranceles sobre productos industriales”.

Mientras los productores de soja de EE.UU. han luchado contra los aranceles de represalia, Juncker dijo que la UE “puede importar más soja de EE.UU. Y se hará ”. Señaló que las dos partes también acordaron trabajar juntas para reformar la Organización Mundial del Comercio, que Trump ha sido criticado con vehemencia por ser injusta con Estados Unidos, y afirmó que mientras se realizan las negociaciones el bloque no impondrá nuevos aranceles.

“También acordamos trabajar juntos en la reforma de la OMC. Esto, por supuesto, está en el entendido de que, mientras negociemos, a menos que una de las partes detenga las negociaciones, retendremos los aranceles adicionales, y reconsideraremos los aranceles existentes sobre el acero y el aluminio. Esta fue una buena y constructiva reunión. Gracias, Donald”.

Anteriormente en la Oficina Oval, Juncker le dijo a Trump que los dos socios comerciales eran “aliados, no enemigos”, y dijeron que debían trabajar juntos para abordar las recientes fricciones que involucraban las amenazas de Trump de imponer aranceles a las importaciones de automóviles y los planes de la UE de tomar represalias.

“También acordamos trabajar juntos en la reforma de la OMC. Esto, por supuesto, está en el entendido de que, mientras negociemos, a menos que una de las partes detenga las negociaciones, retendremos los aranceles adicionales, y reconsideraremos los aranceles existentes sobre el acero y el aluminio. Esta fue una buena y constructiva reunión. Gracias, Donald”.

Trump aplicó aranceles al acero y el aluminio importados, diciendo que representan una amenaza para la seguridad nacional de EE.UU., un argumento que rechazan la UE y Canadá. También había amenazado con imponer aranceles a los automóviles, camiones y repuestos de automóviles importados, potencialmente apuntando a las importaciones que el año pasado sumaron $ 335 mil millones.

La Unión Europea había advertido que tomaría represalias con aranceles sobre productos valorados en $ 20 mil millones si Trump aplicaba aranceles a los automóviles y repuestos de automóviles de Europa.

El progreso de Trump con los líderes de la UE fue aplaudido por los legisladores de estados agrícolas que han estado preocupados por el impacto de los aranceles de represalia en la soja y otros cultivos.

El senador Chuck Grassley, republicano por Iowa, dijo que los granjeros en su estado natal necesitan “y esto podría ser útil en esta dirección – es que deben saber que esto no va a durar para siempre ”.

El senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur, tuiteó que el acuerdo de “no imponer aranceles adicionales durante las negociaciones es muy inteligente y la mejor manera de lograr una solución beneficiosa para todos”.

Añadió: “Ahora es el momento de que EU y EE.UU., ambos víctimas de las prácticas comerciales injustas de China, se unan contra China”.

Por su parte, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, comentó el jueves que abordará los aranceles de acero y aluminio y los aranceles contrarios se cubrirán en la primera fase de conversaciones entre Estados Unidos y la UE. Reiteró que no se impondrían nuevos aranceles durante las negociaciones y que si Estados Unidos concluía un acuerdo, “no habría aranceles para automóviles en la UE”.

VOA

Noticias Relacionadas

EE.UU. impone sanciones a dos funcionarios turcos por caso de pastor detenido

EE.UU. anuncia nuevos aranceles a productos chinos

La lista de los blancos que podría atacar EEUU en Siria