• Inicio
  • NACIONAL
  • ¿El PRI cambiará de nombre? Militantes analizan qué hacer con el partido tras el fracaso electoral del 1 de julio
NACIONAL

¿El PRI cambiará de nombre? Militantes analizan qué hacer con el partido tras el fracaso electoral del 1 de julio

Tras la derrota del 1 de julio, en la que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) quedó en tercer lugar en la elección presidencial, con apenas el 16% de los votos, sus militantes dan puntos de vista sobre cuál debe ser su plan de acción… y entre las opciones está un posible cambio de nombre.

Claudia Ruiz Massieu, quien quedó a cargo del PRI tras los comicios, ha mencionado en diferentes entrevistas que el partido está en un periodo de “reflexión y diagnóstico”, para analizar qué los llevó a fracasar en términos electorales, y cuál es la posible vía para una recuperación.

En la Cámara de Diputados, el PRI tendrá solo 45 legisladores, y en el Senado 13.

“Todo el priismo está en ese proceso que, sabemos, será largo, autocrítico, muy profundo, para replantearnos lo que haremos tras el resultado que obtuvimos”, dijo Ruiz Massieu en una entrevista con Radio Red.

La dirigente mencionó que todas las opciones serán puestas sobre la mesa, incluyendo la posibilidad de cambiar de nombre al partido, que llegó a las elecciones con la carga de los casos de corrupción vinculados a quienes fueron sus gobernadores en estados como Veracruz, Chihuahua y Nuevo León, y hechos como la Estafa Maestra o la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto.

La diputada federal Mariana Benítez, en entrevista con el diario Reforma, dijo estar a favor de un cambio de nombre del partido, pero no solo eso, sino también de un cambio que permita recuperar la confianza ciudadana.

“Yo coincido en que además del nombre que tenemos que cambiar, y no sólo por un cambio cosmético, sino que a partir de la reflexión profunda que se haga, de cuáles serán los principios y las causas que va encabezar el partido para conectarse nuevamente con la ciudadanía, es a partir de esos nuevos objetivos que tendrá que hacer sentido el nuevo nombre que tenga el partido”, expresó.

“Hay hartazgo de la política, pero del partido también. Ahorita, lo importante es llegar a un consenso de cuál tiene que ser esa nueva mística, los nuevos principios que van a conducir el trabajo de todo priista. Los que nos quedamos por convicción y porque tenemos una militancia de muchos años, somos los que estamos preocupados por el futuro de este partido”, agregó.

El senador priista Enrique Burgos coincidió con Benítez. “No solamente el nombre, sería una parte, y habrá que calificar si efectivamente esa marca se agotó o la agotamos en la praxis los políticos priistas, habrá que distinguirlo muy bien y valorarlo”, dijo a Reforma. 

Otros, como el diputado federal Ricardo Ramírez Nieto, consideran que el cambio de nombre no es necesario.

“No veo necesario cambiar de siglas, pero sí es necesario revisar los estatutos, una verdadera reestructura y crear una nueva imagen porque de nada sirve cambiar de nombre si van a seguir siendo los mismos personajes los que toman decisiones. Me gustaría que se retomara la consulta a la base, que se retomaran los principios básicos del partido por los cuales fue fundado”, expresó.

La senadora Diva Gastélum, entrevistada por Reforma, consideró que “la marca” del PRI no es mala, sino que algunas personajes la han utilizado de forma inadecuada. En su opinión, el partido aún tiene forma de reconstruirse.

Anpol

Noticias Relacionadas

Viáticos, bonos y gasolina: Los privilegios en congresos locales costaron 10 mil mdp

Es un error del INE castigar y satanizar el fideicomiso Por los demás: Manuel Velasco

Constructora de Hidalgo exige 65 mdp a ciudadano que denunció irregularidades en obra